Abogada en Granada

Despacho de abogados en Granada (España) de la colegiada Evangelista Gutiérrez

Contacte con nosotros
+34 635 62 87 48

CONTRATO DE ARRENDAMIENTO

CONTRATO DE ARRENDAMIENTO

Desde que entró en vigor la nueva ley de alquileres en junio de 2013, (anteriormente, la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos) en los últimos años no ha habido ninguna modificación sustancial desde el punto de vista legal. 

Es muy importante que el documento sea lo más completo posible. Por eso es interesante contar con el asesoramiento de un profesional, desde el despacho de Abogados ÁVALOS & GUTIÉRREZ, redactamos e interpretamos el contrato, ya seamos propietario o inquilino. Es necesario incluir cláusulas antes obviadas como: la del pago del ITP de alquiler o la de desahucio por impago y evitar el uso de condiciones abusivas o nulas como la negativa a la prórroga legal o la obligación de cumplir el primer año de alquiler al completo.

En todo contrato de alquiler se ha de tener en cuenta lo siguiente:

1.- Estado de la vivienda. Hacer constar que la casa se entrega en buenas condiciones, previa comprobación del arrendatario y adjuntar fotos.

2.- Si en algún momento entrase a vivir en la propiedad una persona ajena al núcleo familiar directo del inquilino, debe ser notificado por escrito con antelación.

3.- Duración del contrato. De un año -ampliable a tres con sus correspondientes prórrogas legales-, el inquilino puede marcharse siempre y cuando hayan transcurrido más de seis meses del contrato, avise con al menos 30 días y abone una indemnización equivalente a la parte proporcional de la renta de un mes. 4.- Posibilidad de instar demanda de desahucio para el caso de que el arrendatario deje de pagar la renta. La ley lo permite a partir del primer mes aunque no aclara a partir de qué día por eso ha de estar clarificado en el contrato el día exacto.

5.- También se incluye un interés de demora por cada día que pasa desde la finalización del contrato sin que el arrendatario haya devuelto la vivienda, el inquilino deberá abonar al arrendador una indemnización diaria desde dicha fecha hasta el completo desalojo de la vivienda equivalente al doble de la renta diaria.

6.- Contratación del seguro. No existe obligación legal de que el arrendatario deba contratar un seguro y el arrendador tampoco tiene la obligación de asegurar las

pertenencias (electrodomésticos y mobiliario) que los arrendatarios hayan traído consigo. Tampoco tendrá que responder por los desperfectos que sus inquilinos causen, (dejar un grifo abierto e inundar la casa del vecino). Por eso lo aconsejable es la contratación de un seguro por alguna de las partes. 7.- Liquidar el impuesto sobre transmisiones patrimoniales, el llamado ITP de alquiler. Su pago no corresponde al arrendador sino al inquilino. Se paga una sola vez y debe hacerse efectivo en los 30 días posteriores a la firma del contrato. Por ejemplo, en el alquiler de una vivienda por importe de 600€, a tres años, el ITP a liquidar sería de 85€. Excepcionalmente no tienen que pagar ITP alquileres para empresas o profesionales.

8.- Hay que indicar en el contrato la cuenta de correo electrónico de ambas partes y utilizar sistemas de acreditación de dichas comunicaciones que garantice la autenticidad de las comunicaciones y de su contenido y quede constancia fehaciente de la remisión y recepción íntegra y del momento en que se hicieron (también un burofax).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *